Español

Esta es la historia de Gilá, el pastor marroquí de 38 años, que hace 7 años emigró desde Marruecos al pueblo zamorano de Roales del Pan, a cuidar de las ovejas, en una región dedicada al trigo y al ganado. Le iba bien en este trabajo, pero se obsesionó con un supuesto tesoro al que su jefe hizo mención y que se encontraba enterrado debajo del aprisco donde se encierran las ovejas. Dicho aprisco estaba cerca de la famosa ermita de Valderrey donde cada segundo domingo de Pascua se celebra la famosa y concurrida romería del Cristo del Valderrey.

Escena de "El Pianista"

¿Dónde está Dios? Nos hacemos esta pregunta en momentos difíciles sin darnos cuenta de que tal pregunta surge por la falta de fe, o por la falta de conciencia de que Dios siempre está ahí esperando a que nosotros mejoremos, subsanemos los errores, en definitiva, nos convirtamos. Siempre está ahí esperando, y no lo sabemos: “Les aseguro que, de la misma manera, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse» (Lucas, 15, 7).

imagen
imagen

Estos dos versos del poeta Aníbal Núñez nos alertan de que el acto de ver no puede ser puramente mecánico, exige mirar con atención, observación, circunspección. Vamos a examinar un caso de no saber ver. Susan Boyle salió varias veces a un escenario a intentarlo: una en 1995 en el programa “My Kind of People” de Michael Barrymore; y otra, con éxito mundial de todos conocido, en “Britains Go Talent” 2009. En 1995 Barrymore y el público se ríen tanto de ella que verdaderamente están atacando su propia dignidad humana, la de ellos mismos por reírse sin piedad y no “saber ver” y la de Boyle por ser ridiculizada.

BRUEGHEL, Peter (El Viejo). "La parábola de los ciegos".

Uno queda arrebatado por el vértigo hacia la incertidumbre al mirar el cuadro de Brueghel el Viejo La parábola de los ciegos, conservado en el Museo de Capodimonte de Nápoles. Ilustra esta obra maestra la parábola de Jesús, que gira en torno a una pregunta de los fariseos «¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de nuestros antepasados y no se lavan las manos antes de comer?». Jesús, por boca de Isaías, les reprocha a los fariseos su actitud ante la ley: “En vano me rinden culto: las doctrinas que enseñan no son sino preceptos humanos" que hacen que “su corazón esté lejos de mí”.

Hay obras maestras de la historia de la pintura que, sobrecogidos por el impacto tan fuerte que nos produce a los ojos, no sabemos explicar su genialidad. Es el caso de la Vocación de San Mateo de Caravaggio. ¿Por qué nos sobrecoge? Si tuviera que usar una palabra para definir la clave de su genialidad, ésta sería GRAVITACIÓN. Hay en este cuadro una fuerza envolvente que depende de un centro de gravitación el cual, en principio, ignoramos. Nos llena una total ignorancia de saber qué nos atrapa y sobrecoge. Vayamos a la ciencia: en términos científicos de Isaac Newton definimos gravitación como “la fuerza de atracción que se da entre cuerpos que tienen masa”.

El Quijote - Molinos de Viento

La Biblia nos surte de muchos ejemplos de vocaciones o llamadas de Dios o de Jesús que han dado un vuelco radical a la vida de personajes como Abrahán, Jacob, Moisés, Mateo, Pedro, Pablo, etc. Detrás de la invitación tan fundamental de Jesús en su frase “sígueme”, hay razones de peso: “Cualquiera que venga a mí y no me ame más que a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y hermanas, y hasta a su propia vida, no puede ser mi discípulo.

imagen
imagen

¿Nos hemos parado a pensar que la Navidad puede tener un efecto sedante al ser un remanso de Paz? El día es más breve; y el frío, la lluvia o la nieve, el viento nos invitan a la intimidad del hogar, si por hogar entendemos el fogar o lugar donde se prende el fuego, tanto el real, como el fuego del amor que debe reinar en una casa. Además la Naturaleza o la Ciudad parecen seguir el mismo compás, como si se apagaran o invernaran en la paz esperando el ritmo bullicioso y fecundo de la primavera.

Esto ocurrió en una ciudad americana hace muchos años. El jefe del Cuerpo de Bomberos observó un retraso injustificado en el servicio del camión-cisterna, y llamó al orden al conductor responsable. La causa de la tardanza no podía ser más insignificante: se debía al capricho de unos pájaros que hicieron su nido bajo el radiador. Allí se escondían unos polluelos incapaces de volar. Y por ellos, la pesada mole del camión caminaba despacio y con suavidad, con solicitud casi materna. Hubo de quedar fuera de servicio hasta que los pequeños huéspedes fueran capaces de volar y de abandonarlo espontáneamente. Creo que ocurrió en alguna ciudad americana.

La inhalación de pegamento por parte de niños pobres en Birmania se está haciendo algo frecuente. Viven en situaciones de extrema necesidad y abandono. Es el caso de un niño de 14 años que perdió a su padre, fue al colegio sólo hasta el quinto curso. Su madre dio a luz hace unos 10 días y la familia tiene que pagar una deuda de 30.000 kyats (37 dólares).